Cruz Roja Euskadi ha atendido en 2018 a un total de 1.557 familias beneficiarias en materia de pobreza energética

  • 31
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    31
    Shares

 

 

  • Más de la mitad de las personas atendidas por Cruz Roja a nivel estatal tiene que elegir entre comer adecuadamente o calentar su hogar.
  • El 56% de las personas usuarias a nivel estatal afirma que los problemas de vivienda y la pobreza energética tienen consecuencias en su salud, como enfermedades respiratorias, reumatismo o artrosis.

Cruz Roja ha presentado hoy las principales conclusiones del Boletín nº 17 sobre la Vulnerabilidad Social, denominado ‘La Vulnerabilidad asociada al ámbito de la vivienda y pobreza energética en la población atendida por Cruz Roja’. El estudio analiza de forma pormenorizada las problemáticas relacionadas con el hábitat, la vivienda y la pobreza energética que afectan a las personas atendidas a nivel estatal por la Institución en ámbitos urbanos y rurales, así como su situación socioeconómica, de salud y su nivel de riesgo de pobreza y exclusión social.

Entre las principales conclusiones del informe se desprenden datos preocupantes sobre la situación de las personas atendidas por Cruz Roja: el 83,3% está en riesgo de pobreza y exclusión social, más del 65% son mujeres, en cerca de la mitad de los hogares viven niños y niñas y hay una importante presencia de familias mono-marentales y/o numerosas, personas mayores y/o con discapacidad.

En las conclusiones del boletín se identifican las principales consecuencias que la pobreza energética tiene en los hogares más vulnerables, ya que más de a mitad de las familias atendidas por Cruz Roja se ven obligadas a elegir entre pagar gastos básicos, como llevar una alimentación adecuada o calentar sus hogares: el 77% de las personas afirma que tiene dificultades para llegar a fin de mes, para el 65% los gastos de la vivienda suponen ‘una carga pesada’ y el 37% afirma que ‘pasa frio en su hogar’ durante el invierno.

Además, el 56% de las personas atendidas por Cruz Roja afirma que los problemas de vivienda y la pobreza energética tienen consecuencias en su salud, como enfermedades respiratorias, reumatismo o artrosis. El 35% no invita a nadie a su casa por este motivo y para más del 28% afecta al rendimiento escolar y la asistencia al colegio de sus hijos e hijas.

La investigación también analiza el grado de uso y de conocimiento de los recursos y tarifas que existen para personas vulnerables: el 19% utiliza el bono social y el 54% dice no conocerlo, y con respecto a la tarifa regulada PVPC, sólo la utiliza un 3,5% y el 90% dice desconocerla.

Cruz Roja Euskadi

Para hacer frente a esta situación de vulnerabilidad asociada al ámbito de la vivienda y la pobreza energética, desde Cruz Roja Euskadi se desarrollan diversos programas de emergencia social que se dirigen a la cobertura de las necesidades básicas y al apoyo a las familias para afrontar las situaciones más graves a las que se ven sometidas.

Cruz Roja Euskadi ayuda a las personas ofreciendo una respuesta rápida a las necesidades expresadas por cada familia:

  • Dando cobertura a las necesidades básicas (entrega de alimentos, vestuario, material de higiene, y pago de suministros).
  • Previniendo la exclusión residencial, mediante el apoyo a las personas sin hogar.
  • Apoyando la escolarización con equipamiento y material escolar.
  • Mejorando la eficiencia energética de los hogares. En muchas ocasiones el desconocimiento de las familias respecto a medidas de ahorro energético, hace necesaria una intervención a través de diferentes talleres formativos y de la instalación de kits de ahorro energético en los domicilios.

La intervención que realiza con estas personas se establece sobretodo en tres ámbitos: la vulnerabilidad económica, la exclusión de las personas sin hogar, y la de aquellas que residen en zonas desfavorecidas.

Cruz Roja Euskadi tiene actualmente firmados convenios con Gobierno Vasco y con las principales empresas suministradoras de energía para agilizar y facilitar la forma de pago a las personas usuarias de servicios sociales por deudas generadas por motivo de suministro de electricidad y/o gas.

Gracias a ello, Cruz Roja Euskadi ha atendido en 2018 a un total de 1557 familias que han sido beneficiarias de la ayuda en materia de pobreza energética. Por territorios, Bizkaia es la provincia que más personas aporta, con 922 familias beneficiarias, seguida de Gipuzkoa, con 420. Por último, en Araba se han atendido a 215 familias.

 

Vídeo Boletín Nº 17 sobre Vivienda y pobreza energética (incluye testimonios y principales datos): https://cruzroja.tv/video/10978

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.